El azúcar, otra mentira más

Azúcar: C12H22O11

Cocaína: C17H21NO4

La sacarosa no tiene vitaminas, no tiene minerales útiles, no tiene enzimas, no tiene microelementos, no tiene fibra, no tiene proteínas no tiene grasas y no es de ningún beneficio en la alimentación humana.

El azúcar interfiere en los ataques cardiacos, en la obesidad, en la diabetes, en la insuficiencia renal, en las caries dentales y en la ceguera por citar algunas de sus “virtudes” . En la antigüedad el Azúcar no era conocida. Los profetas sólo nos destilan unas cuantas apreciaciones sobre la caña de azúcar, un extraño y adinerado lujo importado de tierras muy lejanas. Es el imperio persa, al que se vincula la investigación y el desarrollo del proceso que solidificó y refinó el jugo de la caña, conservándolo, eso sí, sin fermentación para posibilitar su transporte y comercio, ocurriendo tales hechos poco después del 600 d. c. Fue entonces cuando se comenzó a usar como medicina. Entonces, un trocito de azúcar era considerado como una rara y preciada droga. Se l a llamaba sal India o miel sin abejas y se importaban pequeñas cantidades a un gran costo. El padre de la historiografía y geólogo Herodoto la conocía como miel manufacturada y Plinio militar romano, científico y naturalista como miel de caña.


Durante la segunda cincuentena del primer siglo de nuestra era moderna, en la época de Nerón, un escritor le puso el nombre de saccharum. Dioscorides haciendo referencia a una especie de miel sólida, llamada saccharum, que se encuentra en las cañas en la India y en la Arabia. La palabra original en sánscrito continuó siempre relacionada con sal de India, sobreviviendo su transición a través de las lenguas del imperio árabe y de las lenguas latinas. De hecho el sánscrito khanda se convirtió en la palabra candy que significa caramelo en el idioma anglosajón.

El azúcar de color blanco que se comercializa y consume comúnmente, es sacarosa refinada. Siendo su formula química esta: C12H22O11. El proceso químico para producir azúcar se consigue a partir del jugo de caña o de remolacha, siendo eliminada toda su fibra y las proteínas, que son el 90 % de la caña.


Video: Hector Herrera Entrevista con Rocio Sanchez Azua

Es en la refinerías donde este azúcar crudo se ha de transformar todavía en lo que todos conocemos como azúcar común o de consumo, para ello, la dulce droga ha de pasar por varios procesos más el de limpieza con carbonato de calcio, para el blanqueo con ácido sulfúrico, y para su filtración a través de carbón de huesos y finalmente el proceso de cocción hasta obtener los cristales.

Ya sabemos que las funciones cerebrales dependen de los niveles de glucosa. La falta de este imprescindible e insustituible combustible cerebral puede ocasionar desde hipoglucemia hasta esquizofrenia debido a que el cerebro se encuentra famélico de glucosa. El azúcar refinado es una glucosa bastante simple que por su misma composición no requiere proceso de digestión, el hígado prácticamente no tiene que sintetizarla y por ende alcanza el sistema nervioso muy rápidamente. Es necesario que para que el organismo funcione en condiciones óptimas, la cantidad de glucosa sanguínea esté en equilibrio con la cantidad de oxígeno en sangre.

El Dr. M.O. Broker nos explica que la elevación en los niveles normales de glucosa gracias a la ingestión de azúcar, se experimenta como una leve euforia. Las consecuencias del regreso a los niveles normales, es decir, la baja de glucosa, se halla en relación directa con la cantidad de azúcar consumida. Si ésta fue baja, la sensación es de una leve disforia. Entre mayor haya sido la cantidad, la baja estará más cercana a experimentarse como una sensación depresiva que William Dufty ha dado en llamar sugar blues (tristeza del azúcar).

Para toda persona que de forma habitual y cotidiana consume azúcar sus niveles de glucosa se mantienen permanentemente por encima del nivel regular, es decir, rara vez se experimentará una baja hacia la auténtica normalidad en los niveles de glucosa. La mayoría de la población mundial literalmente vive bajo los efectos del azúcar sin saberlo y sin notarlo. Este desequilibrio permanente está siendo asociado con diversas enfermedades nerviosas, y especialmente en los niños. No se tienen conocimientos de efectos terapéuticos positivos del azúcar

Con tan sólo una pequeña cucharada de azúcar y de no más de 100 mg, es suficiente para ocasionar una elevación en los niveles de glucosa en personas sensibles. El equivalente a una taza de azúcar 250 mg, puede considerarse ya como una dosis alta. Tampoco se conocen reportes sobre dosis letales.

La ingestión de azúcar suele experimentarse como una leve euforia. En su Primer Manual de Nutrición Consciente, Laura Urbina lo explica en los siguientes términos:

“Mientras la glucosa es absorbida por la sangre, nos sentimos animados. Un estímulo veloz. Sin embargo, a este impulso energético le sigue una depresión, cuando el fondo se desprende del nivel de glucosa sanguínea. Estamos inquietos, cansados; necesitamos hacer un esfuerzo para movernos o incluso pensar. Hasta que se eleva de nuevo el nivel de glucosa… Podemos estar irritables, hechos un manojo de nervios, alterados. La gravedad de la crisis doble depende de la sobredosis de glucosa. Si continuamos tomando azúcar, una nueva crisis doble empieza siempre antes de terminarse la anterior. Las crisis acumulativas al final del día pueden ser enloquecedoras. Tras varios años con días así, el resultado final son glándulas adrenales enfermas, agotadas no por exceso de trabajo, sino por un ajetreo continuo. La producción de hormonas, en general, es baja. Las cantidades no se amoldan. La alteración funcional, desequilibrada, se refleja en todo el circuito endocrino. Muy pronto el cerebro puede encontrarse en dificultades para distinguir lo real de lo irreal; estamos expuestos a volvernos precipitados, cuando el estrés se interpone en el proceso, nos desmoronamos porque no tenemos ya un sistema endócrino sano para enfrentar cualquier contingencia. Día a día nos encontramos con una falta de eficiencia, siempre cansados, nada logramos hacer, realmente sufrimos los “sugar blues” (o depresiones del azúcar)… Puesto que en algunas personas las células cerebrales dependen totalmente de la taza de azúcar en la sangre en cada momento para alimentarse, son quizás las más susceptibles de sufrir daños. La alarmante y creciente cantidad de neuróticos en el mundo lo evidencia claramente. No todos llegan al final. Algunas personas empiezan con glándulas adrenales fuertes; otras no. Los grados de abuso de azúcar y de melancolía varían, sin embargo, el cuerpo no miente – si se toma azúcar, se sienten las consecuencias.”

No es solamente Laura, son varios los especialistas que atribuyen al azúcar los índices cada vez más elevados de niños hiperactivos, la inhabilidad para aprender y diversas alergias. El estudio del historial diario de los pacientes diagnosticados como esquizofrénicos revelan que su dieta es excesivamente alta en azúcar y otros elementos que estimulan la producción de adrenalina como la cafeína y el alcohol.

En cuanto al aspecto físico, se sabe que la ingestión continua de azúcar provoca la aparición de caries y ennegrece los dientes. En personas con glándulas adrenales débiles puede afectar el páncreas hasta causar diabetes. En algunos casos el abuso continuado conduce a la hipoglicemia.

En individuos sin patologías, se relaciona también con el aumento de peso ya que el azúcar es un carbohidrato simple por ende el exceso de los mismos se convierte en grasa. Se reconoce también que consumiendo azúcar el cuerpo elimina el calcio en mayor cantidad, de tal manera que el organismo se ve forzado a sustraerlo de los huesos y los tejidos que son las únicas partes en donde lo almacena el cuerpo. El desgaste de calcio en huesos causa que se vuelvan porosos y frágiles, lo cual finalmente conduce a la osteoporosis. Un tema, el del calcio que trataremos en otro artículo pues también pensamos que existen una mal información en referencia a las cantidades de calcio necesaria y las que forman la media.

El consumo constante de este psicoactivo, el azúcar, también atrofia el rendimiento de las glándulas, causando poca secreción de hormonas o alterando la composición química de las mismas, puesto que se ha podido comprobar que el azúcar afecta la correlación de minerales en el organismo . Por último, estudios recientes vinculan al azúcar con problemas en el sistema inmunológico, tal como lo denuncia la doctora Nancy Appleton en Lick the sugar habit:

“Una de las substancias aparentemente inofensivas y sin embargo una de las que mayores problemas crea al atacar nuestro sistema inmunológico es el azúcar. Los macrófagos quedan atorados en el azúcar y se imposibilita su acción. La misión de los macrófagos consiste en destruir, bloquear y activar la inmunidad cuando detectan la presencia de una toxina, un virus o una bacteria… Cada vez que ingerimos azúcar, aunque sea tan poco como dos cucharadas, las proporciones de minerales entran en desbalance. Este desbalance a su vez, en personas ya enfermas, puede durar horas y a veces ya no se recuperan. Cuando los minerales del cuerpo están en desbalance día tras día, año tras año, posiblemente por generaciones, la habilidad del cuerpo para volver a su homeostasis está agotada. El cuerpo ya no puede volver a su armonía o balance… Resulta pues increíble que las autoridades del Departamento de Salud Pública de diferentes Naciones sigan manteniendo al público en la total ignorancia. Lo más que se ha conseguido es obligar a indicar en la etiqueta de los productos industriales si contienen azúcar, cosa que aparece prácticamente en el 90% de los mismos ya que ¡incluso los productos salados son conservados en azúcar”

El potencial de dependencia es considerablemente alto, de tipo psicológico y físico. Su síndrome de abstinencia se experimenta hasta después de varias semanas de haber descontinuado totalmente el uso de azúcar y alimentos que lo contengan. Sus síntomas incluyen depresión, fatiga, nerviosismo, ansiedad por comer alimentos dulces, falta de concentración, alergias e hipertensión. En grado extremo la dependencia al azúcar se presenta como hipoglucemia, en cuyo caso una privación de alimentos dulces puede conducir a ataques fatales. En una crisis de hipoglucemia, una súbita baja de glucosa sanguínea ocasiona sudor, temblor, ansiedad, taquicardia, dolor de cabeza, sensación de hambre, debilidad, convulsiones y en casos extremos, convulsiones y muerte.

El individuo que presente una crisis de esta índole debe ingerir de manera inmediata glucosa o alimentos que contengan azúcar suficiente para restablecer los niveles.

Como reflexión podemos decir que “El azúcar es un psicoactivo legal de uso irrestricto que se produce y se vende por toneladas, ya sea en forma pura o incorporada a una enorme cantidad de productos alimenticios y farmacéuticos.”

Nunca en lo que conocemos de nuestra historia moderna, ningún comestible ha experimentado un crecimiento cuantitativo tan acelerado y extendido como el azúcar. En los inicios del siglo XIX, la producción anual mundial se situaba en menos de 250,000 toneladas, cifra que se elevó hasta alcanzar 10 millones de toneladas una vez inicio el siglo XX. A finales de siglo la producción se estima en 92 millones. El consumo por persona y año ha ido aumentando principalmente en los países industrializados de América y Europa.

En opinión de William Dufty, escritor ingles y activista de la nutrición, ningún otro producto ha influenciado tan profundamente la historia del mundo occidental como el azúcar. En uno de suis 40 libros, Sugar Blues, narra la aparición del azúcar refinado en los mercados internacionales y sus consecuencias. A ello atribuye diferentes sucesos históricos de grandes repercusiones económicas, comenzando por una resurrección de las Cruzadas. Dufty presenta un extracto de una carta enviada en 1306 al Papa Clemente V, en donde se le insta a seguir una estrategia para vencer a los árabes con ayuda del dulce: “En el país del sultán el azúcar crece en grandes cantidades y de éste los sultanes obtienen grandes ingresos e impuestos. Si los cristianos pudiesen hacerse con esas tierras, se haría mucho daño al sultán y al mismo tiempo el Cristianismo estaría totalmente abastecido desde Chipre”. Ante tales informaciones, el cristianismo muerde el fruto prohibido y comienzan los siete siglos de su reinado en la tierra.

El historiador británico Noel Deer, asegura que al contar la historia de la esclavitud, no es exagerado calcular que se comerciaron 20 millones de africanos y dos terceras partes de ellos se pagaron con azúcar.

En 1444 los portugueses llevan 235 esclavos negros de Lagos a Sevilla, donde se venden como esclavos. Diez años más tarde el Papa bendice el tráfico de esclavos y a partir de entonces, éstos se utilizan para hacer crecer las plantaciones de caña de azúcar en Madeira y las Islas Canarias. Los omnipresentes holandeses aparecen en esta historia alrededor del año 1500, fecha en que construyen la primera refinería de azúcar en Amberes. La caña de azúcar en bruto se embarca desde Lisboa, las Islas Canarias, Brasil, España y la Costa de Marfil para ser procesada en Amberes. El azúcar se exporta al Báltico, Alemania e Inglaterra.

Los palacios de Madrid y Toledo son construidos por Carlos V con los impuestos del comercio del azúcar sobre el 1560. Por esas fechas, la corona británica empieza a hacerse con el monopolio instalando capataces en las islas que ha conquistado en el Caribe y encargándose del tráfico de esclavos hacia ellas para cultivar caña de azúcar, Jamaica es un ejemplo de ello ¿Como aparece el Ron?: Con el jugo fermentado de la caña de azúcar en crudo, los esclavos inventan el ron, que los británicos no dudan en comercializar para obtener más humanos esclavos. El Ron también es introducido en sus colonias norteamericanas, donde el trueque con los indios a cambio de preciadas pieles que luego venden en Europa.

Es ya en el año 1660 donde el comercio de azúcar y ron se ha vuelto tan provechosos que los ingleses están dispuestos a emprender la guerra para mantener su control. Las actas de navegación tienen como meta prevenir el transporte de azúcar, tabaco o cualquier otro producto de las colonias de Norte América a cualquier otro puerto fuera de Inglaterra, Irlanda o posesiones británicas.

Francia, a mediados del siglo XVIII, se ha sitúa en las primeras filas del comercio de azúcar y ésta representa su principal fuente de exportaciones, el filósofo Claude Adrien Helvetius escribe: “No llega un tonel de azúcar a Francia sin manchas de sangre. Ante la miseria de estos esclavos, toda persona con sentimientos debería renunciar a estas mercancías y rehusar al placer que proporciona algo que sólo se puede comprar con las lágrimas y muertes de criaturas desgraciadas.”

Benjamin Delessert a principios del siglo XIX, más concretamente en 1812, da con la forma de procesar la remolacha para convertirla en azúcar y recibe la Legión de Honor de manos de Napoleón, quien ordena la plantación de remolachas azucareras por todas partes de Francia, en donde no se daba el cultivo de caña, pero sí el de remolacha. Tan sólo un año después Napoleón alcanza la proeza de producir 4 millones de kilos de azúcar de remolacha francesa. De esta manera, los franceses son los primeros en poder prescindir de los esclavos para obtener el preciado azúcar y elegantemente promueven la abolición de la esclavitud.

La British East Indian Company – plenamente sumergida en el comercio del opio- explota el tema de la esclavitud como campaña de propaganda pintando en sus toneles. “Azúcar de las Indias Orientales no cultivado por esclavos”. En 1833 se proclama la emancipación de las colonias británicas y esto significa que la esclavitud se vuelve ilegal salvo en “la tierra de la libertad”, los emergentes Estados Unidos de América.

Los azucareros británicos de Barbados y Jamaica caen en la ruina y una tríada de invenciones a principios del siglo XIX preparan la escena para la gran entrada de Estados Unidos en el negocio del azúcar: James Watt perfecciona su máquina de vapor, Figuier completa un método para hacer carbón con hueso animal y Howard fabrica la olla a presión. Con estos elementos cobra vida el azúcar blanca refinada comercial que se utiliza hoy en día. Al decretarse finalmente la abolición de la esclavitud en sus tierras, los Estados Unidos comienzan a practicar su propio colonialismo económico al por mayor en Cuba. La mejor tierra cubana se usa para proveer materia prima a Norteamérica para sus complicadas refinerías.

Dufty, se posiciona en la tesitura de que los estadounidenses sobrepasaron a los británicos y virtualmente a todas las demás naciones en la “fiesta” del azúcar. Los Norteamericanos han consumido una quinta parte de la producción mundial de azúcar desde su Guerra Civil. Es de conocido también que en 1920, en la ley seca en Estados Unidos, la cantidad de azúcar que se consumía se había duplicado. Esto destaca y nos reporta vías de argumento para mantener la creencia en su evidente carácter de droga y de sustituto de otras drogas en ciertos sectores de la población.

Por ende través de guerra y paz, depresión y prosperidad, sequías e inundaciones, el consumo de azúcar ha crecido firmemente en todo el globo terrestre. «No es posible que jamás haya habido un desafío más drástico para el cuerpo humano en toda la historia del hombre, y sin embargo, sigue siendo muy poco lo que se habla de la nocividad del azúcar. Y no es porque mucha gente no lo sepa, sino porque es enorme el interés comercial por el azúcar.» Dufty

El doctor Robert Boesler escribe en 1912: La moderna manufactura del azúcar nos ha traído enfermedades totalmente nuevas: escorbuto, diabetes, hipoglicemia, hiperactividad y esquizofrenia. El azúcar que se vende no es nada más que un ácido cristalizado concentrado. Como antiguamente el azúcar era tan caro que sólo los ricos podían permitirse su uso, consistía, desde el punto de vista de la economía nacional, algo inconsecuente. Pero hoy, cuando debido a su bajo costo, el azúcar ha causado una degeneración humana, es el momento de insistir en un esclarecimiento general.”

¿Por qué casi un siglo después la sociedad sigue en la Inopia de la realidad sobre el azúcar?, es evidente que a alguien de muy arriba esto no le ha interesado que se extienda.

En 1929 el doctor Frederick Banting, descubridor de la insulina, asegura que su descubrimiento es un simple paliativo, no una cura, y que la única forma de prevenir la diabetes es cortando el uso del azúcar: “En los Estados Unidos, la incidencia de diabetes ha aumentado proporcionalmente con el consumo per cápita de azúcar. Con el calentamiento y recristalización del azúcar natural de caña, algo queda alterado convirtiendo a los productos refinados en alimentos peligrosos.”

Dufty afirma que la diferencia entre las enfermedades “costosas” como el cáncer y las “baratas” como las provocadas por la adicción al azúcar es crucial para la salud financiera del estamento médico. “El actual tratamiento ortodoxo para el cáncer es criminalmente caro. La ruina financiera del paciente y de su familia representan el yate del médico. El tratamiento para el sugar blues (hipoglicemia o diabetes) es una propuesta de corte individual. Despréndase usted del azúcar refinada en todas sus formas y adiós cuentas al médico y hospital. Es difícil que en ese caso el médico pueda regalarle un tapado de visón a la mujer o asistir a un seminario bajo el sol de las Bermudas.”

El comportamiento negativo de los niños desde la década de 1920. También ha sido vinculado a esta droga. La idea de la relación causa-efecto comenzó a ganar aceptación en los setenta, cuando varios estudios y reportajes sugirieron que el azúcar incrementaba la hiperactividad en los niños ya de por sí hiperactivos.

la doctora Nancy Appleton, de acuerdo con los diferentes estudios analizados por ella, la investigación clínica de niños hiperactivos y psicóticos, y de otros con lesiones cerebrales e inhabilidad para aprender, tiene por cuadro sintomatológico: “una familia cuyo historial de diabetes es anormalmente elevado; una inusual incidencia de elevación de glucosa sanguínea o hipoglicemia funcional en los mismos niños, indicando que sus sistemas no pueden procesar el azúcar y una dependencia por un alto nivel de azúcar en las dietas de los propios niños que no pueden asimilar.”

No obstante, éste y otros reportes similares han sido descartados por publicaciones médicas como The New England Journal of Medicine, para quien “la conexión no ha sido probada”. Preocupados porque “en la actualidad, sin embargo, muchos padres tratan a la conexión azúcar-comportamiento como un hecho”, un equipo de médicos institucionales se dio a la tarea de volver a revisar los estudios existentes para efectuar un análisis global. La publicación médica expuso que “el nuevo meta análisis intentó ir más allá de los resultados de pequeños estudios ubicándolos en un grupo mayor para que los efectos menos obvios fueran expuestos a la luz.” Se supone que los variados estudios evaluaron el efecto del azúcar en numerosos factores, incluyendo estado de ánimo, desempeño académico, habilidades de aprendizaje, agresión y comportamiento general. Lo que en realidad ocurrió con este examen es una clara muestra de la manipulación que puede sufrir un estudio científico para obtener los resultados que de antemano se pretenden alcanzar cuando hay intereses económicos de por medio.

Resulta que los investigadores basaron sus estudios comparativos únicamente en dos grupos de niños, a uno se le dio azúcar y al otro, en lugar de privarlo de dicha droga y de los alimentos que la contienen, se le suministró edulcorantes artificiales; así pues, los exámenes se efectuaron entre niños que consumieron azúcar y niños que consumieron edulcorantes artificiales; es decir entre dos grupos de niños con niveles alterados de glucosa debido a una u otra droga y no como debió haber sido: entre uno o dos grupos de niños usando azúcar y/o endulzantes artificiales y otro grupo de niños privados del consumo de ambas clases de drogas.

Debido a estas desviaciones en la investigación, el meta análisis médico concluyó triunfalmente que “Aparte de dos observaciones extremas que resultaron ser insignificantes para el análisis final, no se encontraron diferencias entre los niños que consumieron dosis de azúcar y aquellos que tomaron endulzantes artificiales.” O sea que lo único que verdaderamente prueba el reporte es que no hay diferencias substanciales entre usar azúcar y usar edulcorantes artificiales

.A pesar de ello y bajo el manipulador y deshonesto título de El azúcar no afecta el comportamiento de los niños, los resultados del reporte fueron publicados y ampliamente difundidos a nivel mundial durante el año de 1996. La recomendación final del reporte es que “el azúcar no tiene efectos negativos en el comportamiento y el aprendizaje de la mayoría de los niños y no existe justificación para retirarles los alimentos dulces solamente por esa razón.”

1. Appleton, Nancy: Lick the sugar habit, Avery, USA, 1988.
2. Brau, Jean-Louis: La historia de las drogas, Bruguera, España, 1973.
3. Brailowsky, Simón: Las sustancias de los sueños: neuropsicofarmacología, FCE-CONACYT, México, 1995.
4. Bruker, M. O.: ¡Azúcar azúcar! Cómo evitar la perniciosa influencia del azúcar en la alimentación actual, Integral, España, 1994.
5. Dufty, William: Sugar Blues, Centro Macrobiotico Maldonado, Uruguay, 1987.
6. Escohotado, Antonio: El libro de los venenos, Ómnibus– Mondadori, España, 1990

7. “Sugar does not affect children behaivor” The New England Journal of Medicine, Enero de 1996, Vol 2, No. 1, Massachusetts Medical Society, USA.
8.
Urbina, Laura: Primer Manual de Nutrición Consciente, Grupo Tepozcahuic A.C., México, 1997.

Anuncios

5 Respuestas a “El azúcar, otra mentira más

  1. Muy bueno el artículo, sólo he hechado en falta que se mencione al aspartamo.

    Esta es una conferencia del médico Russell Blaylock acerca de los efectos de la alimentación sobre la conducta humana: La excesiva ingesta de azúcares y grasas saturadas, la importancia de las vitaminas y los minerales, la influencia de los compuestos sintéticos como los herbicidas, los pesticidas, el aspartamo o el glutamato monosódico…
    http://video.google.com/videoplay?docid=660369308462355850

  2. Te felicito por el artículo, ya sabía algo sobre las maldades del azúcar, pero me he quedado perplejo por todo lo que he aprendido aquí.

    Te voy a incluir en mi blogroll, te lo mereces.

  3. hola! esta muy completo el articulo, lo unico s que me parece un poco dificil eliminar el azucar de mi dieta, porque esta infiltrado en infinidad de cosas.

    tambien lei en otra pagina que el azucar dificulta la consciencia espiritual, o algo por el estilo.

  4. Genial el artículo, en mi casa lo hemos leido todos, incluidos mis hijos.
    Un saludo.

  5. Genoveva Garibi

    Hay que difundir mas estos articulos. Hacen falta y meda mucho gusto que se publique y que cada dia mas personas tomemos conciencia del da~o del azucar. Muchas gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s